El ataque alemán a Roterdam y la rendición de Países Bajos en la Segunda Guerra Mundial

El 14 de mayo de 1940 la ciudad holandesa de Róterdam fue atacada por 57 bombarderos Heinkel 111 de la Luftwaffe. En el bombardeo murieron 814 personas y 78.000 quedaron sin hogar. El letal ataque obligó a los Países Bajos a rendirse ante Alemania al día siguiente, el 15 de mayo.

1 Comentarios

  1. En esos dias......las fuerza s de asalto alemanes de los paracidista, atacaron esta fortelza y llegaron a dominar todos los pouentes de acceso a holanda... llegaron sorpesivamente en una audaz operacion comando volando en planeadores..


    La batalla del fuerte Eben-Emael enfrentó a fuerzas belgas contra alemanas y se libró entre los días 10 y 11 de mayo de 1940, en el contexto de la batalla de Bélgica y la operación Fall Gelb, nombre en clave de la invasión alemana de los Países Bajos y de Francia durante la Segunda Guerra Mundial.

    Una fuerza de asalto de paracaidistas alemanes, los Fallschirmjäger, recibió la orden de tomar al asalto el fuerte Eben-Emael, una fortificación belga estratégicamente ubicada y con poderosas piezas de artillería que dominaba varios puentes importantes sobre el canal Alberto. Las carreteras en dirección este llevaban al corazón de Bélgica y el resto hacia los Países Bajos, y eran precisamente estas vías las que los alemanes querían seguir para avanzar sobre Bélgica. Mientras algunas de las fuerzas aerotransportadas capturaban la fortaleza y deshabilitaban sus piezas de artillería, otros paracaidistas se apoderaron simultáneamente de tres puentes sobre el canal. Tras dejar fuera de combate el fuerte, las fuerzas aerotransportadas recibieron la orden de proteger los puentes de los contrataques belgas hasta que consiguieron contactar con las fuerzas terrestres del 18.º Ejército de la Wehrmacht.

    La batalla se saldó con una victoria estratégica de los alemanes porque sus paracaidistas aterrizaron en la parte superior de la fortaleza sirviéndose de silenciosos planeadores y usaron explosivos y lanzallamas para acabar con las defensas exteriores del fuerte belga. Después, los Fallschirmjäger mataron a varios defensores y bloquearon las salidas, encerrando así al resto de la guarnición en las secciones inferiores de la instalación. Al mismo tiempo, otros efectivos de asalto de la Wehrmacht habían aterrizado cerca de tres puentes sobre el canal, destruido varios fortines y posiciones defensivas y derrotado a las fuerzas belgas que los protegían, con lo que lograron capturarlos y ponerlos bajo control germano.

    Las fuerzas aerotransportadas sufrieron numerosas bajas durante esta operación, pero consiguieron conservar al control de los importantes puentes hasta la llegada del ejército alemán, que luego ayudó en el segundo asalto al fuerte Eben-Emael y forzó la rendición del resto de miembros de su guarnición. Las fuerzas alemanas atravesaron dos de los puentes sobre el canal, evitando de esta manera el enfrentamiento con varias posiciones defensivas belgas y penetrando en Bélgica para ayudar a la invasión del país. El puente de Kanne resultó destruido por los belgas y en su lugar se construyó uno nuevo.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente